Virtud de junio: Respeto

VIRTUD DE JUNIO: RESPETO

 

            “Una persona obra o se comporta con respeto si actúa y deja actuar, procurando no perjudicar ni dejar de beneficiarse a sí mismo, ni a los demás de acuerdo con sus derechos, con su condición y con sus circunstancias” (Isaac, D. 1991)

 

El tratar a otro con respeto implica tratarlo como si fuera yo mismo. Es por ende la mirada del corazón, mirar amorosamente al otro, atender a sus necesidades, considerar sus solicitudes, sean éstas expresadas verbal o gestualmente.

 

            El respeto involucra las siguientes categorías:

 

1) Las personas:

Cada persona tiene derecho a ser tratado y querido por los demás, de acuerdo con su condición y con las circunstancias.

2) La naturaleza:

Se debe cuidar para lograr el fin para lo que fue creada.

3) Las reglas del juego:

Para cumplir su función.

4) A la propiedad ajena

Para cumplir con la necesidad (nuestra y ajena) de individualidad.

 

            Resulta claro que el respeto como virtud proviene de Dios y su hijo entre nosotros, Cristo. Por ende deberé ajustar mi conducta a los mandamientos divinos y al ejemplo de nuestro hermano divino manifestado explícitamente en mi relación con él.

 

Ríe, pero no de los demás.

Exprésate sin hacer daño con tus opiniones.

Sé fuerte, pero no humilles a otros.

Puedes pensar distinto, los demás también.

Espera de los demás lo que eres capaz de dar.

Ten en cuenta las ideas de los otros.

Observa a tus semejantes sin juzgar.

 

 

 Área de Formación