Virtud de noviembre: Optimismo

OPTIMISMO

 

“Todo está bien, todo va bien, todo va lo mejor posible”

Voltaire.

 

Definición:

 

            “Confía, razonablemente, en sus propias posibilidades, y en la ayuda que le pueden prestar los demás, y confía en las posibilidades de los demás, de tal modo que, en cualquier situación, distingue, en primer lugar, lo que es positivo en sí y las posibilidades de mejora que existen y, a continuación, las dificultades que se oponen a esa mejora, y los obstáculos, aprovechando lo que se puede y afrontando lo demás con deportividad y alegría”.

 

            La palabra optimismo deriva del latín optimus que significa “el mejor”, “excelente”. Es por esto que el diccionario de la Real Academia dela Lengua define el optimismo como “la propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable”. De la misma raíz deriva la concepción filosófica del optimismo como un sistema consistente en atribuir al universo la mayor perfección posible, como obra de un ser infinitamente perfecto.

 

            El desarrollo de la virtud del optimismo supone ser realista y conscientemente buscar lo positivo antes de centrarse en las dificultades. La confianza es la base del optimismo, supone conocer las cualidades y capacidades propias y las cualidades y capacidades de los demás. La confianza, para que tenga sentido, tiene que basarse en la realidad, pero respetando siempre la posibilidad de mejora personal y ajena.

 

El optimismo no conduce siempre a una alegría expresada conductualmente. El optimismo, precisamente porque supone confiar en los demás, en uno mismo y en Dios, llevará a la persona a contar con paz interior.

 

            ¿Cómo podemos enseñar a nuestros jóvenes a confiar en Dios, en los demás, a confiar en sí mismo, sin ser ingenuo ni caer en la soberbia?

 

            Ayudarles a reconocer:

 

  • El tipo de confianza que debería existir con cada persona.
  • Que ellos son los responsables por sus propias vidas.
  • La realidad.
  • Sus capacidades y cualidades.
  • La necesidad de buscar y recibir ayuda.
  • La alegría como actitud de vida.

 

Equipo de Formación